Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

BOCAS ABIERTAS ARRANCÓ SU FIESTA DE LOS 10 AÑOS

Hasta el domingo 6 de noviembre, en el Centro Municipal de Exposiciones de San Isidro, con cosas ricas para comer, música en vivo y mucho, mucho más

Anoche arrancó la celebración de los diez años de Bocas Abiertas. Y arrancó con todo: muchísima gente, unas 4000 personas, como pocas veces para la jornada inicial, vara gastronómica que sube y sube con 120 platos de cuarenta restaurantes, Mercado de Productores que sigue creciendo con todo para ver y comprar, música en vivo, clases con las y los mejores, y mucho más en 10.000 m2 que hasta este domingo, de 12 a 23, arderán como los mejores leños.

“La primera edición fue un probemos y, si funciona, adelante. Y funcionó, hoy es un festival con una organización impecable, que la gente espera, que es un bien social de la comunidad, que potencia la economía del barrio y refleja el nivel y la fuerza de nuestro polo gastronómico”.

GUSTAVO POSSE, intendente de San Isidro.

Una fiesta que sienta a todos a la mesa, porque hay para todos los paladares. De una dona de jabalí braseado y especiado, una hamburguesa de pescado y panceta con pickle de nabo, lechuga y emulsión de sésamo, y un taco de matambre de wagyu con aderezo pastor, marinado en naranja y especias a un chipá relleno de hummus de boniato y chutney de tomates y hierbas, pasando por las clásicas carnes vacunas, varias y de diversas preparaciones, sushi vegano y postres que nos dejan más que dulces. Todo, hasta $1200.

“Diez años de una feria que siempre creció, con identidad propia, relajada, enorme y, a la vez, a escala muy amigable, con una gastronomía sin falsas expectativas y cada año más rica, con cocineros que son excelentes anfitriones y con un público que entiende muy bien que no se trata de un pico algo y me voy, sino de un pasarla bien en el permanecer”.

ELEONORA JAUREGUIBERRY, secretaria de Cultura y Ciudad de San Isidro, organizadora del evento junto con la asociación civil Gastronómicos Bocas Abiertas.

“Comimos provoleta con pistacho, sándwich de vacío con parmesano, chipa de remolacha con mozarela y ahora unos alfajores de pistacho. ¡Ah!, y pasamos por la cata de vino”, dijo Julián Bubello, junto a su esposa, Aperol en mano.

Los más de 30 puestos del Mercado de Productores ameritan su tiempo. Hay quesos orgánicos, hongos, kamados, blends de yerba mate, licores, cuchillos y todo lo necesario para pararse frente a las hornallas sin pensar en otra cosa que no sea cocinar. Además, un sector destinado a Tandil, como ciudad invitada, con sus delicias, entre quesos y embutidos.

“Felices de estar en esta feria tan importante porque estamos convencidos del valor que tiene la gastronomía como una cuestión identitaria y también como generadora de trabajo”.

GABRIEL ROMERO, presidente del Instituto de Cultura de Corrientes.

Corrientes es la provincia invitada de esta edición que en el food truck de Níspero ofrece los inconfundibles sabores del Iberá. Y del Iberá a San Isidro, la Argentina y el mundo en la línea de tiempo de varios siglos con los hitos de la cocina que en fotos y frases presenta el Museo Gastronómico.

Además, siempre en un ambiente relajado, cinco barras de bebidas, carpa dedicada al gin tonic, beer garden, sector vinos que marea por lo bello, largas mesas de sobremesas largas, otras más acotadas para comer entre pocos y el rincón más íntimo del predio, el Besódromo, con dos bancos en un breve cañaveral, luz discreta y para dos, o más, que se quieren.

El Sector Calma Style promete sala (o carpa) llena. Música tranqui para entrar en clima interior, yoga, masajes, relax con aromas, gong y cuencos, meditación, tarot para saber cómo viene la mano y más. Una calma que se llena de acción en el sector para los más chicos, con juegos varios, mesitas al tono, bien bajitas, y próximo a los árboles fluorescentes que compiten en selfies con los verdaderos stars de la feria: esa legión de cocineros y cocineras que están detrás de los fuegos y que desde ayer empezaron a develar sus secretos sobre un escenario al que subirán Ale Temporini, Maru Botana, Franco Kalifón, Mauricio Asta, Gabo Colacioppo, Juliana y Máximo López May, Isabel Vermal, Lucho García y muchos otros.

“Este año se puso un amor especial por los diez años, está cada vez más linda. Sí, esperando un montón de gente”.

DANIELA BUTVILOFSKY, con nueve presencias en la feria y en su puesto de Buby + Nero.

“Mucha convocatoria, pero como el predio es tan grande estamos súper cómodos. Realmente, armamos una ciudad dentro de una ciudad y la gente te felicita sin siquiera haber probado un bocado. Es que todo el tiempo pasan cosas, mucho para hacer y para ¡comer!”.

DIEGO GARCÍA TEDESCO, de Gastronómicos Bocas Abiertas.

Un menú a la carta que incluye música en vivo en dos escenarios y en modo itinerante, hasta el final, con más de 30 grupos, DJs, géneros varios y un cierre de la primera jornada con Yataians. Una banda icónica del rocksteady nacional, liderada por Ugo Tyburczy, que anoche hizo bailar y mover las cinturas hasta pasadas las 23.

+ Entrada, $1500 / Pase libre de cuatro días, $2500 / Jubilados y público en bici, $800 (espacio de atado en el predio) / Menores de 12 años, gratis/ Consultá la programación aquí.
Best Choice for Creatives

This Pop-up Is Included in the Theme

Purchase Ozeum