Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

CENTRAL DE PROCESOS ATRAE AL PÚBLICO DE ARTEBA CON SU EXPERIENCIA LÚDICA, EDUCATIVA Y EXPLORATORIA

Oficina de entrenamiento de objetos vagos, del reconocido artista Sebastián Gordín, está en la megaferia de arte contemporáneo que cierra hoy.

Ayer, en la segunda jornada como parte de arteba, Central de Procesos explotó de público con su Oficina de entrenamiento de objetos vagos, una original propuesta de corte educativo y exploratorio que invita a dialogar (haciendo) con la obra del destacado artista Sebastián Gordín. Una iniciativa que en 2019 formó parte de esa especie de laboratorio de arte contemporáneo que la Secretaría de Cultura y Ciudad de San Isidro puso a rodar en 2016 para fomentar la exploración y el intercambio entre los artistas contemporáneos y sus públicos.

“Es muy gratificante observar cómo todo lo interesante que resultó la experiencia de Gordín en San Isidro se está replicando, de algún modo y con ciertos matices, en arteba. La gente tiene curiosidad, se sienta a las mesas con cierta timidez, pero luego se entrega con ganas y compromiso a este ejercicio-juego que nos invita a acercarnos a su obra desde el propio hacer”.

ELEONORA JAUREGUIBERRY, secretaria de Cultura y Ciudad de San Isidro.

En el universo de esta megaferia, con obras de más de 400 artistas que representan a 70 galerías, y un público que no para de girar por los stands, Central de Procesos invita a una pausa activa y seguir las consignas de sus empleados de uniforme: elegir una pieza de las tantas que están en el fondo, llevarla a la mesa y leer las fichas descriptivas, simbólicas y poéticas (todas maravillosas) con textos de la escritora Vanna Andreini y de Gaia Gordín, artista como su padre, que aportan nuevas capas de significado a cada objeto.

Es el momento de interactuar con la pieza, observar, manipular, interpretar, intuir y, finalmente, producir nuestra propia ficha. Lo que surja, lo que brote.

“No hay espacios en las ferias donde el público puede en una sola operación despejar un poco la cabeza y a la vez llenarla. Esta experiencia representó para mí una mayor toma de conciencia sobre mi manera de proceder en el taller y un darme cuenta de que muchas de las piezas que guardaba sin un sentido, sí lo tenían, y si había un propósito”.

SEBASTIÁN GORDÍN, artista a cargo de la propuesta de Central de Procesos en arteba.

Piezas compradas por él mismo en algún local, intervenidas, dejadas en su momento de lado por algún motivo, intervenidas. Piezas que adquieren nuevos sentidos bajo su propia mirada y la del público que, por algo, las elige.

“Me encantó porque la propuesta no es rebuscada, fácil de entender. No dudé en agarrar un objeto y escribir la ficha sin juzgar. Me gustó que ella lo tiene agarrado de la oreja, la noto empoderada”, dijo Natalia Núñez, que llegó especialmente para la feria desde Tucumán, tras devolver al estante la figura de una pareja de novios a punto de casarse.

“Novedoso esto de los objetos vagos. Estaba entre el juego del Cerebro Mágico y el monolito verde. Me gustó el color y esa cosa medio fálica, llamativa. ¿Qué escribí? Monolito oceánico que emerge de las profundidades de hilos dorados sangrantes, ¿muy poético, no?”, preguntó sonriente Mariana Casaroti.

Un set de ladrillos de medidas diferentes, telas con ojos para darle vida a algún personaje, aisladores eléctricos, una cajonera en miniatura con cajones sorpresa, un transmisor telegráfico y más. Todo remite de alguna manera a la obra y los procesos creativos de este eximio artesano de escenas pequeñas que expuso en Buenos Aires, San Pablo, Madrid, Londres y otras ciudades, ganó importantes premios y en 2014 fue homenajeado con una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

“Gente de todas las edades, gente que conoce su obra o la descubre acá. En todos los casos, se nota una experiencia gozosa, de tranquilidad, creatividad y curiosidad. Se genera un clima para seguir pensando sobre el artista y qué le preocupa, cuáles son sus métodos creativos. Muchos vuelven para pedir una pieza más y en todos predomina el sentimiento de querer permanecer en el espacio”.

PÍA LANDRO, directora de Artes Visuales de San Isidro, y MARITÉ MINGUILLON, coordinadora y educadora de Central de Procesos.

“Leí algunas fichas, también hay dibujos de niños. Una niña escribió sobre la varita mágica: En esta varita se encuentran todos los secretos de lo real y lo no real. Me pareció hermoso”.

GAIA GORDÍN, artista que colaboró con su padre en la elección de las piezas que forman parte de esta experiencia y es la “empleada” que recibe y orienta a la gente junto a Cotelito, también artista plástico.

Catalina Cirigliano estuvo un largo rato, tal vez casi una hora, sacando de una caja recortes de revistas que iba pegando, despegando y volviendo a pegar en tres pizarras magnéticas que colocó frente suyo. Concentrada, en su mundo, armando y desarmando sus universos. “Maravilloso, venís a ver arte y acá podes expresar un poco tu arte. Me pude expandir”, aseguró tras poner el punto final a su ficha cuyo contenido se guardó para ella.

+ arteba abre al público en el Centro Costa Salguero (Av. Costanera Rafael Obligado 1221), del viernes 7 al domingo 9 de octubre, y de 12 a 20. Central de Procesos se encuentra en el sector C5. Más información en www.arteba.org

Best Choice for Creatives

This Pop-up Is Included in the Theme

Purchase Ozeum