Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

OBRAS ETERNAS DEL CINE MUDO Y MÚSICA MUY ACTUAL, CLAVES DEL ÉXITO DEL FESTIVAL DE CINE Y MÚSICA

Se realizó del miércoles 23 al sábado 26 de NOVIEMBRE en los jardines del Museo Pueyrredón y con acceso gratis.

Con Charles Chaplin en pantalla y con las Miau Trío acompañándolo con su música en vivo, anoche cerró la cuarta y última velada de la 14° edición del Festival de Cine y Música de San Isidro, de la Secretaría de Cultura y Ciudad de San Isidro, junto con la Fundación Cinemateca Argentina (FCA) y con el apoyo de Seguros SURA. Una edición con los jardines colmados del Museo Pueyrredón (Rivera Indarte 48, Acassuso) por 4.000 espectadores que desde el miércoles se entregaron a este ciclo gratuito y único en el país que pone en pantalla obras maestras del cine mudo y sobre el escenario a artistas que componen música contemporánea solo para la ocasión.

“La música, el cine y la poesía no hablan de cosas, sino que son cosas en sí mismas y encierran el camino de entrada al espíritu humano. Agradezco a los artistas de ahora que aceptan el desafío, a los de antes que generaron una de las industrias culturales más importantes del siglo XX y de hoy, y presento al equipo de producción con el cual armamos uno de los festivales más originales, provocativos y experimentales del país”.

ELEONORA JAUREGUIBERRY, secretaria de Cultura y Ciudad de San Isidro, antes del inicio de la proyección.

“De Tiempos Modernos, de 1936, a estos tres cortos de 1916 y 1917 que son parte del conjunto extraordinario de doce cortos de la Mutual y reflejan la base del estilo de Chaplin con el dominio de la pantomima, del cuerpo y siempre luchando contra los elementos. Estoy segura que los van a disfrutar mucho”.

MARCELA CASSINELLI, presidenta de la Fundación Cinemateca Argentina.

Disfrute no faltó. Todo lo contrario. Una platea de todas las edades sonrió por momentos a carcajadas mientras Carlitos hacía de las suyas. Yendo con sus torpezas a cuestas a rescatar a una joven de un incendio en Carlitos bombero, huyendo de la policía en Carlitos presidiario, y luchando por subir una escalera para ir a descansar tras una noche de mucho alcohol en Carlitos a la una de la madrugada, siempre entre amores que, finalmente, se sellan con un beso. 

Tres cortos para cerrar un ciclo que arrancó con Tiempos modernos (1936) musicalizado por Nicolás Guerschberg Trío en la noche con aires más jazzísticos, y siguió el jueves con la vuelta de la sección Vanguardias y tres cortos de fines de los años 20, La estrella de Mar (Man Ray), Rebelión matutina, con increíbles animaciones para la época, y Un perro andaluz, como homenaje a Luis Buñuel, a 40 años de su muerte y con Salvador Dalí como coguionista y en pantalla.

“Un homenaje a esos artistas rupturistas, como los que llevaron adelante la película Ballet mecánico, cuya música original contemplaba 14 pianolas, cuatro pianos, hélices de avión, ventiladores. Yo lo haré desde mi piano, mis computadoras y con todas las posibilidades tecnológicas de este tiempo”, dijo Marcelo Katz antes de salir a escena para poner música a esa noche de imágenes difumadas y de climas de ensueño, confusión y experimentación.

El viernes, el festival le abrió paso por primera vez al cine policial con El inquilino (1927), del maestro Alfred Hitchcock, sobre un asesino serial amparado en la neblina londinense para matar rubias y con Eliana Liuni, junto a Dani Campi en guitarra y en la noche más electrónica de todas haciendo sonar saxo soprano, piano toy, sintetizadores, pads y más instrumentos.

“Ensayamos mucho pasando una y otra vez los cortos hasta encontrar las texturas musicales. Habrá mucho juego, muchas vocecitas para acompañar la acción, sintetizadores, dos guitarras, una caja de ritmos, efectos Foley y mucho más”.

ROCÍO ITURRALDE, de Miau Trío, que completan Rocío Katz y Mariana Michi.

Noche con aires de música de los 30, con algo de jazz y swing velado y con tintes muy actuales, temas cantados en inglés y voces distorsionadas para acompañar las peripecias del eterno Carlitos.

“Me encantó, la música y el humor son la combinación ideal”, dijo Ana Falco, de San Isidro, que armó programa para toda la familia. “A las chicas no las conocíamos, la rompieron, un talento increíble. El año pasado vi por primera vez a Chaplin acá mismo y me fascinó ese humor inocente, el lenguaje corporal. ¡Gracias!”, expresó Ariana Coronel (36), junto a su pareja.

Absolutamente genial, así definió la función Vanesa Weinberg, que le fue leyendo los subtítulos a su hijo. “Venimos todos los años y él ya es casi un experto en Chaplin. Una salida genial para los adultos, pero también para los niños”, agregó Vanesa junto a Nicanor (7), que tuvo su preferida, “la que escapaba de la policía, la más divertida de todas”.

Best Choice for Creatives

This Pop-up Is Included in the Theme

Purchase Ozeum