Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

UN DIÁLOGO DE FOTOS DE UN LADO AL OTRO DEL OCÉANO

El proyecto integra Puente Aéreo Cultural, entre la Casa de la Juventud local y el Ayuntamiento de Madrid

Marina Montti y Mirko Nisenson Berardelli, una de las duplas creativas de  “Correspondencias”, que propone un diálogo online y fotográfico a ambos lados del océano

Una foto va y otra viene. Las de Marina Montti y las de Mirko Nisenson Berardelli. Ambos participan por estos días de “Correspondencias”, ideado y producido por la Casa de la Juventud de San Isidro y @21distritos, el programa cultural del Ayuntamiento de Madrid, que invita a jóvenes de ambas instituciones, en duplas creativas aleatorias, a entablar un diálogo online y fotográfico a ambas orillas del océano. Una iniciativa gratuita que es parte de un proyecto más amplio, Puente Aéreo Cultural (P.A.C.), que contempla también el cruce creativo y de experiencias en Música, Periodismo y Teatro.

Pero vamos a la fotografía. Marina, alumna de la Casa de la Juventud de San Isidro, se pasó los últimos 10 años de sus 31 de vida formándose y trabajando en fotografía. Mirko tiene 19 años, vive en El Escorial, en las afueras de Madrid, y al año de nacer en Buenos Aires se fue con su familia a vivir a España. Ya intercambiaron cuatro fotos que tienen, siguiendo la consigna del proyecto, un hilo conductor en cuanto a mensaje, estética o forma. Imágenes que van de una computadora a otra, inspiran, enseñan, se retroalimentan y acortan distancias. 

-¿Hace cuánto tiempo te dedicas a la fotografía?

MNB: La fotografía como profesión siempre fue bastante ajeno a mi círculo, tanto social como familiar. Mi relación con las cámaras tiene más que ver con la relación que tengo con mis ojos. Me gusta observar lo que pasa y sentir desde dónde pasa. Creo que uno está y siente desde el lugar donde pone su atención. Cuando miro hacia arriba soy cielo, cuando miro hacia abajo soy pies, desde abajo soy polvo y desde arriba soy Dios. Cada postura otorga una dimensión y cada dimensión un nuevo personaje. Visto así, llevo toda mi vida dedicándome a la fotografía, pero mi primera y última cámara me la regaló mi viejo en mi cumple de 10 años, una Kodak digital. Bien simple, pero hace su trabajo.

MM: Me dedico a la fotografía desde hace unos diez años, aproximadamente. Al ser un oficio enseguida empezás a trabajar y, en ese recorrido, también vas aprendiendo.

-¿Cuál es tu estilo/estética/gustos fotográficos?

MNB: Mi estilo experimenta, aunque admito que no soy tan fiel a mis impulsos transformadores como me gustaría. Hay pocas cosas que conservé con el tiempo. Siempre me atrajo romper lo convencional partiendo de una base tradicional, como un señor vestido de traje con una peluca punky y piercing en el ombligo. A nivel gustos, todo lo que choque con mi realidad me cautiva y me interesa.

MM: Me cuesta definirlo. Hago fotografía digital, me gusta mucho trabajar en color y siento que es algo bastante característico de mis fotos. Siempre el color juega un papel muy importante, lo uso mucho como recurso expresivo. Mis fotógrafos referentes son Sarah Bahbah, la argentina Flor Cisneros y el gran Richard Avedon.

-¿Qué fue lo que más les cautivó de Correspondencias?

MNB: Me gustó todo, todo proyecto cuyo propósito sea crear me atrae.

MM: Me gustó, básicamente, la idea de que me pongan en contacto con alguien que vive en otro lugar y que no conozco. El vínculo que se genera a partir de ese intercambio al azar, el no saber cómo será la foto con la que te van a responder y cómo se irán formando las parejas de fotos es muy interesante.

-¿Qué te inspiró la primera foto enviada por tu dupla creativa?

MNB: Me recordó a un antiguo amor, una persona obsesionada con el cielo, con sus luces y colores. Me hizo sentir calma, sorpresa y me supuso un gran desafío. Me pareció maravillosa, me sorprendió y me resultó bien interesante dentro de su simpleza. 

MM: Yo arranqué con la primera foto y él me respondió con una foto que me pareció hermosa, como que completó mi foto, pero siendo, claro, una foto diferente. Me encantó. No esperaba un tipo de foto en particular, pero me sorprendió su respuesta. Es una imagen con muy pocos elementos pensando en el color y en la atmosfera, pero, a su vez, es muy expresiva.

-¿Crees que esta modalidad es un buen método de aprendizaje?

MNB: Totalmente. Desde lo creativo no hay límites, para bien o para mal, es difícil crear desde el todo.

MM: Me enriquece un montón, se produce un encuentro muy único, ya que no se trata de trabajar con un amigo o con un colega con el que estás habituada a trabajar. Mirko me contó que es músico y que esta especie de ping pong de imágenes que estamos haciendo es muy similar a cuando él trabaja haciendo música, de un modo grupal, uno escribe las letras, el otro la música, uno canta, otro toca un instrumento. El resultado de este diálogo fotográfico es algo muy puro, para nada condicionado.

+ “Correspondencias” comenzó el 16 de abril, finalizará el 11 de junio, está coordinado por Daniel Bragini (San Isidro) y Rubén Bermúdez (Madrid), y lo animan desde la Casa de la Juventud local, además de Marina Montti, los alumnos Hernán Matozza, Alexandra Bonev, Ana Kunz, Ezequiel Ferrero, Jordán Sevillano, Alejandra Zahnd, Paula Lebrero, Damián Kemper, Cecilia Lugo, Lucas Díaz, Lucila Cano, Elyzabeth Conte, Luciana Abbate, Juan Krawzhik, Marisol Jasinski y Melina Oechsle.

Más información: http://cultura.sanisidro.gob.ar/cultura-san-isidro-puente-aereo-cultural-correspondencias/
Best Choice for Creatives

This Pop-up Is Included in the Theme

Purchase Ozeum