Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

LA FERIA BOCAS ABIERTAS CELEBRÓ SUS 10 AÑOS JUNTO A 40.000 PERSONAS

Se realizó del jueves 3 al domingo 6 de noviembre, en el Centro Municipal de Exposiciones, con un menú para todos los gustos: de comer rico y aprender de los que más saben a bailar hasta que el cuerpo diga basta.

Anoche, Bocas Abiertas despidió su décima edición a puro baile, tras cuatro jornadas plenas de sabores y con cerca de 40.000 personas que disfrutaron del menú de unos 40 puestos reflejado en más de 120 platos. Una fiesta del encuentro en el Centro Municipal de Exposiciones (Del Barco Centenera y el río), de 10.000 m2 de fogones ardiendo, grupos de música en vivo, Mercado de Productores, un sector para los más chicos, otro para relajarse y bajar un cambio, la banda El símbolo como ingrediente final y mucho más.

“Esta feria es un modelo de gestión virtuoso entre los cocineros y el gobierno municipal que nos permite seguir fortaleciendo la ciudad, que es su gente, como polo económico y gastronómico. Somos servidores públicos y nuestro trabajo es acompañar a nuestra gente, ponernos de acuerdo, fortalecer valores y procurar seguir viviendo con belleza y felicidad”.

ELEONORA JAUREGUIBERRY, secretaria de Cultura y Ciudad de San Isidro, organizadora del evento junto con la asociación civil Gastronómicos Bocas Abiertas.

Una feria que se transitó con todos los sentidos, con cocineros y cocineras dando clases, bien dispuestos a todas las selfies y detrás de fuegos y hornallas despachando sus creaciones, del mediodía hasta cerca de la medianoche.

“Hermoso, disfrutándolo, tocaron días increíbles”, dijo Luciano Laucha Luchetti en Locos x el Asado, donde el ojo de bife volvió a ser la estrella y donde la música, como en muchos otros puestos, hizo mover las caderas de cocineros y público. “Bocas es siempre un éxito, cada vez más grande y más linda”, comentó Pamela Villar, a poco de subir al escenario para dar una clase con Juliana y Máximo López May. Una de la quincena de clases que tuvieron en escena a Ale Temporini, Maru Botana, Mauricio Asta, Gabo Colacioppo, Sebastián Panelo, Agus Baragiola, Anita Ortuño, Mona Gallosi, Franco Kalifón y Lucho García, entre muchos otros. Y otras, como Isabel Vermal, del Canal Gourmet, que preparó una torta de chocolate imperdible. “Bocas es San Isidro, es río, es tirarse en un almohadoncito para comer muy rico”, comentó en su debut en la feria, de la que quedó… maravillada.

Bajo techo, el Museo Gastronómico con una línea de tiempo de varios siglos, local, argentina y mundial, para entender que no todo comenzó ayer; bajo una gran carpa el Mercado de Productores con casi cuarenta puestos, cosas para picar y accesorios para que nada falte al enfrentar las hornallas, y donde inicia el cañaveral, el Besódromo con sus bancos placeros para dos que se quieren.

“Comimos bárbaro y este sector es lo más”, dijo Ezequiel De Rosa, de Acassuso, tras dejar un viaje sonoro con cuencos tibetanos en el área Calma Style, donde casi todo fue ras del piso, en almohadones o colchonetas, de masajes y yoga a gongs descontracturantes. Del otro lado, árboles fluorescentes mediante, los chicos sin parar de jugar en un sector pensado especialmente para ellos.

“Nos encantó la comida, el ambiente, los DJs. ¿Qué comimos?, ¡mucha carne argentina!”, coincidieron la ecuatoriana Carolina Donoso y la española Marina Aziz, amigas que no se perdieron ninguna de las cuatro jornadas.

Cinco barras de bebidas, área de degustación de vinos, carpa dedicada al gin tonic, beer garden, larguísimas mesas, otras más intimistas, almohadones para echarse a comer y contemplar, y dos copas que siguen creciendo, la Chimi Cup, al mejor chimi de la comarca, y el Alfajor Contest, al mejor alfajor argentino del público. Todo a paso lento, descontracturado.

Una feria que genera comunidad, movimiento turístico y hoy es reconocida a nivel nacional. Tenemos una sana envidia, inmediatamente queremos replicar esto en Jujuy”, sostuvo sonriente y en su recorrida por la feria Federico Posadas, ministro de Turismo y Cultura de la provincia de Jujuy.

Hablando de provincias, la invitada este año fue Corrientes, como también lo fue Tandil, en su rol de ciudad. “Gran experiencia, pudimos tomar contacto con muchos colegas y mostrarle a la gente nuestra cultura culinaria”, dijo orgulloso Edgar Maidana, de Níspero, la cooperativa de cocineros que llegó a San Isidro con sus sabores del Iberá, entre mbeyús, especie de chipá a la plancha relleno con carne braseada, y mbaipís, polenta de harina de maíz servida en Bocas con carne al charque.

Un rogel gigante y otras tortas más chicas fueron la dulce excusa para celebrar con el público los diez años que cerraron cerca de la medianoche y a todo ritmo con El Símbolo. Baile colectivo con Frank Madero, líder y voz de esta gran banda hitera de los 90 que no dejó tema por cantar, de Levantando las manos y 1,2,3 a No te preocupes y La isla del sol.

“Entre los quince chiringos del primer año a esta avenida iluminada que parece Hollywood hay un camino de mucho trabajo, dedicación, emociones y amor. Para los que lo produjeron, limpiaron, cocinaron, regaron las plantas, se besaron y a todos los que seguimos pensando en cómo hacer cada año un mejor Bocas.”

DIEGO GARCÍA TEDESCO, organizador del evento junto a su colega Nacho Echeveste, del Polo Gastronómico Bocas Abiertas.

+ Como todos los años, parte de la recaudación es destinada a instituciones sociales de bien público de San Isidro /  @bocasabiertassi
Best Choice for Creatives

This Pop-up Is Included in the Theme

Purchase Ozeum