Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

EL ARTISTA TATU DAELS REALIZÓ UN MURAL CON AYUDA DE LOS PACIENTES DEL HOSPITAL MATERNO INFANTIL

LA OBRA resalta la importancia del abrazo y la contención en la prematurez.

Una pared externa del Hospital Materno Infantil de San Isidro, “Dr. Carlos Gianantonio”, la de Haedo, casi esquina Diego Palma, no pasa inadvertida: un colorido mural obliga a girar la vista. Fue realizada a pedido de la Secretaría de Cultura y Ciudad de San Isidro por el artista local Sebastián Tatu Daels, se llama Abrazos y se concretó el jueves 17 de este noviembre, Día Mundial del Niño Prematuro, con la ayuda de una quincena de niños, niñas y adolescentes, familiares y no pocos médicos que se entregaron a la tarea con entusiasmo y pincel en mano.

“Seguimos incorporando arte en los espacios públicos con obras de artistas contemporáneos que embellecen la ciudad, nos permiten pensarnos como comunidades”.

ELEONORA JAUREGUIBERRY, secretaria de Cultura y Ciudad de San Isidro.

La iniciativa surgió de dos profesionales del hospital, la doctora Karina Teisaire, coordinadora del Consultorio de Seguimiento de Alto Riesgo (CSAR) y la licenciada en Piscología María Martha Panizza, tuvo el apoyo de la dirección del establecimiento sanitario y se realizó en el marco de las actividades que los sistemas de salud de todo el mundo llevan adelante el Día Mundial del Niño Prematuro para que la sociedad entienda más acabadamente la prematurez.

Con esa intención, niños, niñas y adolescentes de entre 6 y 15 años, nacidos prematuros y pacientes del mencionado consultorio, participaron de esa jornada de arte colectivo que dio color, mucho color, a una pared de unos 16 metros de largo por casi cinco de alto en su parte más elevada.

Color a un papá alzando a su bebé, a una mamá dando el pecho a su hijo, a un chico con camiseta argentina de fútbol, a tono con estos días, a médicos con sus estetoscopios colgando del cuello. También a algunas lechuzas, un jaguareté en un pijama, una comadreja, mariposas, plantas, corazones, estrellas y, claro, dando color a muchos abrazos amorosos.

“Fue muy lindo, muchas familias y mucho compromiso para esta obra colectiva, donde todos pusimos un poquito. El 16 vine a pasar el boceto a la pared y al día siguiente nos encontramos acá, a las 10, para pintar el mural que intenta reflejar el espíritu de lo que sucede todos los días dentro del hospital”.

SEBASTIÁN “TATU” DAELS, artista de Acassuso.

La obra de Tatu (1984) sortea algunas ventanas, entre azules, verdes, rojos, amarillos, violetas, celestes y negros, entre otros colores, pintados con esmalte al agua.

“Me parece fantástico pintar en el barrio y que el municipio fomente estas actividades que la gente disfruta mucho, sobre todo los niños, que son los que más comentan la obra”, expresó el pintor, muralista e ilustrador recibido en la Escuela Superior de Bellas Artes Regina Pacis, San Isidro, que años atrás hizo un mural en la fachada de la Dirección de Zoonosis local, a la vuelta de esta nueva obra, que cree en la naturaleza, en la diversidad y en la igualdad de derechos, y que también está convencido de que la pintura es una gran herramienta para dar voz a las situaciones que nos atraviesan.

“Cada año se trabaja uno de los diez derechos del Decálogo del Prematuro y en 2023 se decidió unificar todos esos derechos en uno: el del abrazo. En neonatología nos referimos al contacto piel a piel, a poner a esos bebés de 500, 700 gramos en condición estable, pero asistidos por un respirador, en el pecho de sus mamás. Está demostrado científicamente que ese contacto los estabiliza muchísimo, baja su frecuencia cardíaca, la respiración se hace más pausada y el bebé se relaja. El abrazo, como también ocurre con los adultos, es una terapia poderosa presente en nuestros consultorios y ahora, también, presente en este mural colectivo”.

KARINA TEISAIRE, coordinadora del Consultorio de Seguimiento de Alto Riesgo (CSAR) .

Best Choice for Creatives

This Pop-up Is Included in the Theme

Purchase Ozeum