Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

EL VIAJE DE NUESTRAS VIDAS

Gracias, gracias, gracias. A todas las personas que nos acompañaron en estos años inolvidables. A aquellos que formaron parte de los elencos, de los talleres, de los programas, de los jurados; a los que se presentaron a los concursos, a los que prestaron obra, a los que se acercaron con propuestas, inquietudes o reclamos; a los sponsors que nos apoyaron; a los periodistas que nos contaron; a los niños que crecieron con nosotros, y en los que confiamos haber generado recuerdos encantados y mucha alegría. Gracias a mis colegas funcionarios, que han hecho lo posible para que la considerable complejidad de nuestras actividades diarias fluyese en todo el territorio. Gracias al intendente de todos estos años, Gustavo Posse, por la confianza y la libertad. 

Gracias especiales a nuestro pequeño gran equipo, que de día tenía una función y de noche otra. Gracias por las horas interminables en donde nos sentamos a soñar, a resolver, a sufrir, a escuchar y a aprender de los errores para seguir mejores y más precisos en nuestra tarea de servir a nuestra comunidad. Gracias a mis colegas de otros distritos, y a los artistas y gestores que nos ayudaron a pensar y a programar y a acceder a tantas cosas, y nos alentaron sin descanso. 

Gracias a mi familia, por la paciencia en la ausencia, por escuchar mil veces con cariño el mismo cuento entusiasmado, por comprender desde el inicio el enorme valor de lo intangible. Espero haberles enseñado el amor por lo de uno, por el de al lado, por la belleza, por la verdad. 

Estos han sido años de enorme construcción; hemos fundado y refundado museos y creado festivales y espacios de arte contemporáneo; hemos lanzado premios de gran impacto y diseñado programas integradores; fundamos una orquesta escuela, volvimos las murgas a la calle, y bailamos sin parar en todas las plazas. Chicos y grandes fueron protagonistas de sus fiestas, de sus vidas, y de la de todos, la colectiva. Estos años nos hemos encontrado. Nos reconocimos. Nos valoramos. Y nos volvimos a encontrar. Construimos una ciudad que es mucho más que sus calles, sus parques y sus monumentos: es un espacio vivo, de descubrimiento, de acción, es un espacio apto para la felicidad.

El arte y la cultura fueron las correas de transmisión. La palabra, escribe la poeta Alejandra Pizarnik, “dice lo que dice y además más y otra cosa”. De esa otra cosa de la que habla la cultura es de lo que nos nutrimos para hablar de la experiencia humana, con toda la belleza y la verdad y el espanto que la constituye. Somos todos distintos, pero no tanto. Todos necesitamos de los otros; todos necesitamos pensarnos y necesitamos que nos escuchen. Esta ciudad, por medio de la cultura, se convirtió en la ciudad que abraza a su gente. 

Gracias, gracias, gracias, por haberme permitido liderar este proceso. Fue el viaje de nuestras vidas.

Eleonora Jaureguiberry
Secretaria de Cultura y Ciudad
Municipio de San Isidro

Best Choice for Creatives
This Pop-up Is Included in the Theme
Purchase Ozeum